Reflexiones

freedudom

“¿Qué es lo que se pierde al cruzar una frontera? Cada momento parece partido en dos, melancolía por lo que queda atrás y, por otro lado, todo el entusiasmo por entrar en tierras nuevas.” (Ernesto Guevara de la Serna).

Estoy sentado en una silla de madera antigua frente a una mesa aún más antigua en un hostal de Jujuy, al norte de Argentina. Ese grifo también antiguo y tan dificil de cerrar no deja de gotear. Fuera está lloviendo, claro, porque si lloviera dentro estaríamos jodidos.

Estoy rodeado de gente que habla en francés, hebreo o argentino. No me hagas decir castellano después de pasar 3 meses en algunas de sus tierras, tierras donde sus gentes me han permitido apreciar lo distantes que son nuestras lenguas aun dentro de la cercanía. No le hables a un salteño o jujeño de rasgos indígenas sobre nuestra estepa castellana.

El castellano aquí es como el recuerdo que deja en la memoria un viejo profesor del que aprendieron mucho hace ya muchísimos años, pero sus lenguas todas se han hecho viejas también, y las palabras, que son ahora como viejos amigos, apenas se reconocen cuando se ven.

El caso es que me he puesto a pensar en la creatividad y en cómo ésta, está íntimamente relacionada con viajar.

Lo que me ha traído hasta estas palabras es el pensamiento de que, viajar, es el estado máximo de la creatividad, más incluso que vivir, pues aunque algunos hagan de su vida una auténtica creación, la mayoría nos hemos conformado con simplemente estar y dejarnos llevar. Dejarme llevar no suena demasiado mal, de hecho. ¿No?.

Hasta que viajas.

Viajar es otra cosa. Lo que digo es que a menudo viajar va más allá de simplemente vivir, si por vivir entendemos como vivimos los que, casi siempre, sólo estamos, o sólo nos dejamos llevar.

Si me permites, voy a intentar acercame con mis palabras a ese sentimiento que a todos se nos pasa alguna vez por la cabeza cuando, en un momento de bonita lucidez, pensamos en lo que sería VIVIR en mayúsculas.

…Y yo que pensaba que era creativo porque así lo debería decir el currículum que no tengo, porque diseño, y a veces cocino, y escribo, e incluso a veces hago bromas con las palabras.

Ahora quiero pensar que soy creativo porque un primero de julio me puse la mochila al hombro y porque ayer no sabía donde iba a pasar la noche.

Quizás soy creativo porque, siendo honesto, soy simplemente un aprendiz de creativo, pequeño aprendiz viajando ahora en lo que parece ser una habitación gigante, llena de viejos creativos, personas jóvenes y viejas que se toman muy en serio eso de no simplemente estar y no dejarse llevar.

Y no hablo sólo de los franceses que pidieron 7 meses sabáticos en su empresa para traerse su coche en un contenedor. Atravesaron Estados Unidos de punta a punta y volvieron a meter el coche en un contenedor hasta Ecuador, para posteriomente atravesar fronteras con nombres de Perú, Bolivia, Chile o Argentina y durmiendo bajo las estrellas más brillantes y cercanas al firmamento que jamás hayas visto en una fotografía.

Hablo también de esa pareja que empezó su viaje atravesando Canadá en bicicleta y tras pedalear mucho mucho desde allá, hoy me dice “buen provecho” en Argentina.

Hablo de todos los que he conocido, y de todas las combinaciones que una civilización como la nuestra pueda imaginar.

No me hables de dinero, porque entonces te hablo de Nacho Dean, el español que da la vuelta al mundo a pie con apenas presupuesto.

Y por favor vamos a intentar no mencionar el tema de las dificultades, porque es un tema complicado y personal y porque entonces me viene a la memoria el joven Albert Casals que da la vuelta al mundo en su silla de ruedas desde hace 4 años.

De lo que hablo de es de crear e imaginar posibilidades. ¿No te das cuenta? si ni siquiera estoy hablando de viajar.

Sólo cuando tienes mentalidad de aprendiz, ser el más ignorante de tu grupo, el más inexperto, se convierte en el mayor de los tesoros.

Y eso es exactamente lo que he aprendido hoy sentado en esta vieja mesa de madera mientras escucho a viajeros hablar de sus viajes, que vivir implica crear, implica viajar en el sentido más dinámico de la palabra, ¡olvídate de viajar!, hablo de movimiento, de la libertad del pensamiento para saltar de un sitio a otro.

Céntrate, de lo que hablo es de crear. Crear es viajar con el pensamiento.

Quizás a veces vivir en mayúsculas sea simplemente escribirle a tu madre una carta que diga algo parecido a “Querida viejita; Ojalá pudieras vernos, parecemos aventureros. Inspiramos admiración y envidia por todas partes”, aunque trates de engañarte porque sepas que son unas palabras sacadas de una película basada en un conocido revolucionario.

Que vivir en mayúsculas a veces es simplemente rodearte de gente que vive en mayúsculas, y el querer sentir tú mismo y en tu propia cara el mismo aire que a ellos les lleva sus pensamientos de un lado a otro, y desear sentir en tu propia espalda el mismo peso de todas las aventuras por las que han pasado, y de sentir en tus mismas manos y en tus mismos dedos todos los detalles que ellos han tocado, y de sentir en tus mismos pies todas las piedras y todos los caminos por los que ellos han transitado.

Y bueno, ya que hablo de la estepa castellana:

Cosas de poca importancia
parecen un libro y el cristal de una ventana
en un pueblo de la Alcarria,
y, sin embargo, le basta,
para sentir todo el ritmo de la vida a mi alma. (León Felipe – Qué lástima).

 

Mi Twitter: @Nosoloideas
Mi facebook. Nosoloideas

Reflexiones.
#Fotografía de portada y mi inspiración para el texto Freedudom

Y ahora señores y señoras, un poquito de autopromoción: Impresión tarjetas de visita Madrid

*Artículo de interés: Cómo ganar dinero con Amazon Afiliados.



Una respuesta a “Reflexiones”

  1. […] Una de indígenas, estepas (Castellanas), viajes y reflexiones […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño tarjetas de visita - moda
Diseño de tarjeta de visita – Toma 7
Cómo encontrar trabajo
5 consejos para buscar trabajo
Autónomo diseñador gráfico
10 cosas que aprendí como autónomo y diseñador gráfico
La felicidad
¿Qué es para ti la felicidad?