La historia de Paolo

Paolo es un italiano de 39 años que conocí en una reunión de Couchsurfing hace dos días.

Paolo fue el director financiero de una empresa conocida de coches en Italia durante 12 años, ganaba mucho dinero, vestía trajes caros, tenía un coche muy bueno y muy caro y un ático precioso.

Paolo entraba a trabajar a las 8 de la mañana y normalmente salía a las 8 de la tarde, aunque había muchos días que se quedaba trabajando hasta las 10-11.

Paolo iba al gimnasio más caro de la ciudad porque abría hasta las 12 de la noche para ejecutivos como él.

Paolo apenas veía a sus amigos y a sus padres porque no tenía tiempo para ellos, tuvo una novia que hoy asegura que fue la mujer de su vida pero dejaron la relación porque no tenían tiempo para estar juntos.

Paolo un día leyó unos libros, conoció a unas personas, se miró al espejo y sintió tristeza y autocompasión.

Paolo despidió a su jefe y dejó su trabajo, vendió su coche, su casa y se fue a viajar por el mundo.

Paolo me dijo que le es imposible entender cómo pudo estar tan ciego durante tantos años, cómo pudo dejar de ver a las personas más importantes de su vida, y cómo pudo desperdiciar así su tiempo para tener dinero.

Paolo ahora dice que por fin siente que puede respirar de verdad y que se alegra más que nunca de estar vivo, dice que es feliz.

Ahora es el momento en que yo debería terminar con “Sé como Paolo”, pero, o mucho me equivoco, o te molestaría tremendamente leerlo y hasta me dejarías de seguir. Lo sé, no a todos os gusta viajar, no todos podéis permitiros vender vuestra casa, no todos tenéis las mismas condiciones y cada persona y sus situaciones son un universo complejo.

Lo que sí que puedes hacer es perseguir aquello que siempre has querido ser, cueste lo que cueste. Quizás falles, pero al menos lo habrás intentado.

Cuando sea viejo, si tengo la suerte de serlo, espero decir “Aún no entiendo cómo me atreví a hacer eso”, en vez de decir “Si hubiera tenido el valor de intentarlo…”.

Mi facebook.
Mi Twitter.



3 respuestas a “La historia de Paolo”

  1. […] La historia de Paolo […]

  2. agus dice:

    Paolo recorrió más parte del camino que muchos. Todos sabemos que el dinero no da la felicidad, pero ayuda a vivir mejor puesto que todo depende de él por un lado u otro. Cómo no vamos a obsesionarnos con conseguirlo? Me alegro por él y ojalá algun dia me suceda lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño tarjetas de visita toma 1
Diseño tarjetas de visita – Toma 1
Personas que me inspiran
Personas que me inspiran #1 Abel Molina
freedudom
Reflexiones
Recuerdos de buenos aires
Cosas que molan de Buenos Aires y cosas que no molan nada