Un día un señor que dice ser anticuario llama a tu puerta. Quiere hacer el diseño de unas tarjetas de visita. Algo que sugiera un poquito de nostalgia, algo elegante pero sin ser sobrecargado, algo, quizás de aspecto viejuno, una tarjeta que cuando la veas y la vuelvas a guardar rápidamente, tengas la necesidad de volver a sacarla y volver a mirarla una vez más. ¿es ese el coche que tenía mi padre de pequeño?

Diseño de tarjetas de visita anticuario